LINA PROKÓFIEV. UNA ESPAÑOLA EN EL GULAG

LINA PROKÓFIEV. UNA ESPAÑOLA EN EL GULAG

UNA ESPAÑOLA EN EL GULAG

CHEMBERDJÍ, VALENTINA

26,50 €
IVA incluido
No disponible. Lo solicitamos.
Editorial:
SIGLO XXI
Año de edición:
2009
Materia
La revolució russa, la unió soviètica i rússia
ISBN:
978-84-323-1416-2
Páginas:
408
Encuadernación:
Cartoné
26,50 €
IVA incluido
No disponible. Lo solicitamos.

París, abril de 1936. Tras años de éxito arrollador a ambos lados del Atlántico, el matrimonio Prokófiev decide trasladarse a la Unión Soviética. Allí espera al compositor ruso el reconocimiento de un público entendido que, como él, ha sido formado en la edad de oro de la música rusa.La amenazante politización de la vida artística bajo el estalinismo acarrearía pronto a la familia Prokófiev consecuencias fatales.

En 1948, Lina Prokófiev es arrestada, juzgada y finalmente condenada a veinte años de trabajos forzosos en el gulag. Cuando en 1974 abandona Moscú para siempre, es una infatigable luchadora que nunca podrá borrar de su memoria el descenso a los infiernos del estalinismo.

Cantante como sus progenitores, Lina Prokófiev recibió una educación poco común en su época: cosmopolita y viajera, independiente y políglota (hablaba a la perfección más de seis lenguas), era también capaz de un sólido criterio artístico, lo que le granjeó el aprecio de los mayores creadores y artistas del siglo XX, cuyo recuerdo puebla las páginas de este libro: Picasso, Goncharova, Matisse o Lariónov; Ravel, Falla, Stravinsky, Rubinstein, Oístraj, Gilels, Goldenweiser, Andrés Segovia, Rajmáninov, Chaliapin o Toscanini, sin olvidar a Chaplin, Stanislavski, Gorki, Eisenstein, Meyerhold, Tairov, García Lorca, Coco Chanel, Misia Sert o el gran Diaguilev... por mencionar sólo a algunos de entre una pléyade asombrosa.

Artículos relacionados

  • EN LA PRISIÓN DE SIBERIA
    BARBEREAU, YOANN
    «Aquello de lo que no puede hablarse debe escribirse». «Todo ocurre cerca del lago Baikal, donde viví, amé y fui amado. Unos hombres encapuchados aparecen de la nada. Mi hija de cinco años grita a pleno pulmón. Me detienen delante de ella, me golpean y me interrogan. Estos hombres quieren mi cabeza. Han puesto en marcha un proceso implacable y salvaje cuyo nombre conozco: soy ...
  • LOS VIEJOS CREYENTES
    PESKOV, VASILI
    A finales de los años setenta, un piloto ruso que sobrevolaba un tramo montañoso y remoto de la taiga siberiana, descubrió, en medio de una escarpada zona boscosa, un pequeño rectángulo de terreno, con una cabaña. En aquella olvidada parte del mundo, la existencia de núcleos humanos era estadísticamente imposible. Poco después, un grupo de científicos se lanzaron en paracaídas ...
  • PROLETKULT
    MING, WU
    Revolución, ciencia ficción, alienígenas, experimentos científicos y arte proletario: los Wu Ming se adentran en el universo soviético. En 1907, en Tiflis, Georgia, un revolucionario bolchevique llamado Leonid Voloch asalta un carruaje postal protegido por cosacos y huye en un tren con la ayuda de un camarada georgiano. Saltan del tren en marcha y el georgiano lo conduce a trav...
  • PROLETKULT - CAT
    WU MING
    Moscou, 1927. Mentre tenen lloc els preparatius per celebrar el desè aniversari de la Revolució d?Octubre i s?acosta l?enfrontament entre Stalin i els seus opositors, Bogdànov rep la visita d?una noia desconeguda que sembla provenir directament de les pàgines d?una de les seves novel·les de ciència-ficció. Junts iniciaran la recerca d?un antic company desaparegut. Aquesta inves...
  • VACACIONES EN EL CÁUCASO
    IORDANIDU, MARÍA
    Una mañana de julio de 1914, Ana, una adolescente de Constantinopla, abandona la casa familiar donde vive junto a su querida abuela Loxandra para pasar un mes de vacaciones en Stávropol, en el Cáucaso. Sin embargo, apenas comienza el viaje, pierde a su tía entre el gentío de la estación de Batumi, desde donde debían partir juntas. Tras dos meses errando por Rusia, llega finalme...
  • MANDELSTAM
    AJMÁTOVA, ANNA
    «Conocí a Osip Mandelstam en La Torre de Viacheslav Ivánov en la primavera de 1911. Entonces era un muchacho flacucho con un lirio de los valles en el ojal, con la cabeza bien alta, de ojos llameantes con pestañas larguísimas. Lo vi por segunda vez en casa de Tolstói en Staro-Nevski, él no me reconoció y Alexéi Nikoláievich se puso a indagar sobre la mujer de Gumiliov, y él le ...